Detección precoz de la sordera infantilDetección precoz de la sordera infantil

inicio > Detectar una pérdida auditiva > Señales para la detección de posible pérdida auditiva

Detectar una pérdida auditiva

Señales para la detección de posible pérdida auditiva

Es muy importante conocer algunas señales que nos permitan detectar en nuestro hijo una posible pérdida auditiva con el fin de diagnosticarla precozmente e iniciar el tratamiento adecuado en beneficio del desarrollo de su capacidad auditiva y su lenguaje.

Algunas de las señales que presentan los niños con problemas auditivos son *:

Primer año del bebé (0 a 12 meses)
No reacciona ante sonidos fuertes ni ante sonidos familiares. Por ejemplo, la caída de un objeto pesado, el sonido de una puerta que se cierra de golpe, etc.
No emite ningún sonido o no gira la cabeza cuando le hablan.
No se tranquiliza al oír las voces de sus padres.
Deja de balbucear o los balbuceos pasan a ser gritos de alta frecuencia (entre 6 – 8 meses).
No comprende palabras que deberían serle familiares.
No juega con sus vocalizaciones imitando las del adulto.
Segundo año del bebé (6 a 9 meses)
El bebé no responde a órdenes sencillas.
No reconoce su nombre.
No presta atención cuando le leemos un cuento.
No consigue hacer frases de dos palabras.
No sabe identificar las partes del cuerpo.
No canta ni tararea fragmentos de canciones que le son conocidas.

Tercer año del niño
El niño no contesta a preguntas sencillas.
No responde a órdenes sencillas.
No repite ninguna frase.
No se entienden lo que dice.
No es capaz de crear frases completas.
No es capaz de indicar ni localizar el origen de un ruido.
Cuarto año del niño
El niño no consigue cantar o tararear canciones.
No es capaz de mantener una conversación sencilla ni contar lo que pasa o lo que ha hecho en el colegio.
No se entiende lo que dice.

Quinto año del niño
El niño evita el contacto social y no habla con otros niños.
No le entretienen los relatos o las películas infantiles.
No tiene un lenguaje maduro y solo le entiende su familia.
Muestra una falta de lenguaje o éste evoluciona lentamente para su edad.
Tiene una actitud excesivamente distraída.
Le cuesta más de lo normal el aprendizaje escolar.
Padece frecuentes catarros, otitis o alergias.
Tiene rabietas y es difícil tranquilizarle.
Se sienta cerca del televisor o sube mucho el volumen.
Pregunta frecuentemente “¿qué?” cuando alguien le habla.

*Jáudenes, C. (1990): Signos de alerta en el comportamiento del bebé y del niño, en FIAPAS (VV.AA.): Campaña de Detección Precoz de la Sordera. Dossier Informativo. Madrid, FIAPAS.

Aviso Legal · Política de privacidad · Política de cookies · Mapa web · Copyright GAES 2013